diumenge, 4 de juliol de 2010

Vuelven tus relatos favoritos: "Un Campeón que te cagas".


Corría el año 2035 cuando Sherlock Homeless habia cambiado la investigación privada por el ajedrez de élite. Casi no habia casos por resolver que le permitieran el sustento. La sociedad era muy civilizada y solamente desahogaba sus tensiones, y en cierto modo, en el siempre violento mundo del fútbol. No me extraña, el Rial Mandril habia tenido otra dictadura más a su favor, tras el "mandato" de un tirano llamado Marrano Raja-hoy. Pero volvamos a nuestro querido amigo. Una vez clasificado para el "match" final por el título mundial, ya no debia preocuparse por el vil metal. A partir de entonces podia concentrarse en cumplir su sueño de niñez, ser World Chess Champion. ¡Hay!, que bella época y cuanto pelo tenia entonces, cuando empezaba a resolver problemas de ajedrez retrospectivo, una variante que huia de la estresante competición actual. Su rival por la corona era James Bomb, triunfador, elegante y guapo ex-jugador de póker que venció en la otra semifinal al viejo Garry Kaskátov. Kaskátov regresó en el 2034, convertido en fisicamente y "sesuarmente" un hombre-máquina, tras una operación de 74 horas, realizada en la universidad Pau Gasssol de Los Ángeles. Pero tuvo, de nuevo, una averia mental en la mitad humana y claro, perdió. Bomb a la final.


Sherlock Homeless se desplazó a la bonita ciudad de Winnipeg donde encontraria el calor del público canadiense, siempre tan cerca-ano. El "match" fue muy duro y se llegó tras 11 duelos, empatado a la partida final. Mejor ganarla, el desempate se hacia a una agotadora serie de 100 juegos de 1' a "finish", según el nuevo reglamento de la comisión alcohólica de la Fide. Mejor no.


Y llegó el dia definitivo, el dia donde la vida le sonreiria por el sueño cumplido o le amargaria con las lágrimas de la tragedia. No temia que su gran rival en la final quisiera aniquilarlo deportivamente. Antes era mucho peor, su archienemigo Mort-y-Art-y quiso hacerlo físicamente, pero murió misteriosamente en la cola de un banco, esperando que le concedieran un crédito. Quizás esperó demasiado...


Calma, gestión psicoemocional de la partida y una buena apertura eran vitales, tiempo habrá para extasiarse como Santa Teresa, ante el mutuo apuro de tiempo que hipotéticamente se iba a dar. Pero no fue así, todo iba extrañamente bien. James Bomb había planteado la defensa esa de me Cago-Kann. Era evidente que un maldito ex-poquero de las narices, deseaba ir a la loteria del desempate (cual Xerez versus Barça en Copa), donde si sale la "J" de corazones, campeón. ¡Infumable!. Pero no consiguió alterar los nervios de nuestro héroe, que planteó un ataque fortísimo que le acercaba a la victoria. El plan era bueno y el cálculo táctico le dejó en posición ganadora, o mate o gana un caballo. Todo era demasiado sencillo, además aún tenía 15 minutos para hacer la última jugada del control. Su rival a 2 movimientos de la jugada 40, disponía de media hora y estaba dispuesto a agotar todo el tiempo por si encontraba una variante milagrosa que no existia. No habia prisa asi que se clavó. Sherlock Homeless, al que la vida le estaba mostranto por fin, su cara amable, empezó a sentir un extraño dolor estomacal. Decidió aguantar en el escenario por si James movia, pero los dolores eran cada vez más intensos, así que decidió ir raudo y veloz al otrora polémico wc. Estaba nervioso, ¿porqué?, si en el peor de los casos tenia 15' para volver y triunfar. Entró en el baño, subió la tapa y soltó una versión muy personal de la "Bomba-Navarro". "¡Qué alivio!", se dijo. A saber lo que su entrenador, el Doctro Guasón le habia cocinado 5 horas antes. "¡Vámos a por el Título, Campeón!", se volvió a decir. Pero para su sorpresa no habia papel higiénico...


No podia ser. El mejor árbitro de la Tierra (Mr. Grasssias) que traia higrómetro, luxómetro y termómetro, se había olvidado de poner el papel de Váter, increíble. El mito habia caido a sus ojos. Ahora para él era un cabronómetro. ¿Qué hacer?, calma Homeless, suponiendo que James hubiera o hubiese movido de inmediato, aún tenia 10 minutos para: 1) limpiarse "de alguna manera", 2) llegar follaete al escenario, 3) jugar un movimiento ya pensado y pasar el control y, 4) esperar el abandono del educadisimo rival. Levantó la voz gritando a la señora de la limpieza (¡Encarnaaaaaaaaaaaaaaaaa!) a ver si pasaba por allí. Nada. La susodicha estaba entre el abarrotado público analizando la posición. Era una mujer inteligente, no una paleta, simplemente la vida y un mal matrimonio la acercaron al fabuloso universo de la escoba y la bayeta.


Su angustia crecia hasta limites insospechados, decidió gritar de todo como un animal enjaulado(¡uuuuaaaarrggghhhllll!), pero nadie venia. "Porque me pasa a mi -se dijo- a Capablanca o a Botwinnik, seguro que no le hubiera ocurrido ésto, fijo". Y se le escapó una risa nerviosita. Finalmente y como gran ajedrecista que era, "Sherly" tomó una decisión en apuros de tiempo de la vida real. Quedaban 2 minutos, salió sin bajar la tapa y la desesperación se trasformó en un "savoire faire" ejemplar. Se lavó como pudo en la pica con agua y jabón, se miró unos instantes en el espejo y vió el careto de un sub-campeón con los pantalones bajados y medio cuerpo chorreando de agua. Debia llegar a tiempo, ya daba igual como lo hiciera, al menos no lo haria apestando a caquita. Se subió los pantalones como pudo y salió corriendo del ecs-cusado dirección "pasillo de escenario" cuando casi choca con un niño de unos ocho años. "¿Me firma un autógrafo por favor?". ¡Joder con los fans!, no podia dejar al crio con lágrimas en los ojos allí, tirado y rompiendo su sueño de ser como él. Aunque hay momentos que mejor no copiar a tu ídolo. "¿Dónde te firmo nene?", le soltó rápido. "¡Aquí, en uno de éstos!", le respondió sacando de su mochila cuatro rollos de papel higiénico. Habia encontrado al verdadero cabronómetro. ¡¡¡Gñííí, lo mato, malditos padres que estarian haciendo!!!. Le firmó con dedicatoria incluída: "Dale buen uso" ponia, y se marchó corriendo a velocidad Usain Bolt. Era el momento de demostrar que el ajedrez es un deporte. Quedaban pocos segundos y aún oyó de fondo la voz del niño: "40.Cg6, ¿eh?". "¡Si, si, ya lo sé!" le contestó mientras pensaba "¡Fuck your mother!".


Instantes finales y aparición en el escenario entre los gritos de un entregado público. En él estaban grandes personalidades mundiales como El fary, las siete novias con los siete hermanos Fábregas (Xecs, Secs, Chess, Cech, Sechs, Xechx i Francesc), Brad Pitt y su mujer la señora Pitts, Peter Parker-Bowles, José Maria Ansiars y el gran pintor para niños Pablo Ruiz Pikachu. Sherlock corria con los pantalones que se le caian pues estaban anteriormente mal abrochados, le quedaban cinco segundos y cinco metros hasta la mesa cuando decidió lanzarse en plancha a lo desesperado, y voló, y movió 40.Cg6! mientras pulsaba con la otra mano (leve irregularidad), y se estampó contra la silla vacia de James Bomb, que paseaba cercano al show, inquieto y expectantemente boquiabierto. Le sobró un segundo. James que era un señor le ayudó a levantarse, aceptó las obvias disculpas y abandonó chocando la mano no lavada de Homeless.


Nuestro amigo enloqueció y empezó a saltar de alegria, lo habia conseguido. Poco importaba que 171 fotógrafos de 234 paises le estuvieran inmortalizando con los pantalones y los calzoncillos caídos y la tita botando. Daba igual, porque ya era Campeón. Un Campeón que te cagas.

4 comentaris:

imperioso ha dit...

¡Plasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplas!

monpablo ha dit...

Im-precionante. Hacia tiempo que no me reia tanto, que lagrimones por Dios.

Roger Salvo ha dit...

Muy bien campeón, pero... y Ninin Comas ¿qué opina de todo esto?

Jordi Sabater ha dit...

Muchas gracias muchachos, me alegro que os hayáis reído. Ninín por su parte decía todo el rato, "Hay, quina por, je, je".